Regalos

 
 
 
 
Te voy a regalar
una matrioska núbil
con cien puertas abiertas
y cien puertas cerradas,
para que no te aburras
en tu titirimundi,
una que sea todas
las oscuras y claras.
Besos de mandarina
dulces frutas de hielo
para que se derritan
al roce de tu boca.
Dos muslos de alabastro
en tu cintura fuego
y dos senos de escarcha
lucernas sigilosas
que iluminen tu cara
buscando cicatrices
que no quieras mostrar,
y quiero regalarte
una casa en el aire
un arroyo en la tierra
un alma en libertad
y si me apuras mucho
amor de mis amores
una niña de luna
y un niño de cristal.

Nautas

Googleros