El lenguaje.






A veces el lenguaje se enloquece
se va resquebrajando como el hielo
en el vientre de todos los veranos.
Se disuelve buscando el argumento
en el que desbordarse gravemente.
Porque todo lenguaje es un exceso
hay que evitar abusos de retórica
cuando quiere llenar todos los huecos
con filigranas tópicas por líricas
que matan del lenguaje hasta los ecos.

Liviano y grácil en lo metafísico
el lenguaje es la voz de los misterios,
la de la nana al niño que se duerme,
la del amor que sana a los enfermos,
la de la religión que teoriza
sobre la conversión de malo en bueno
y no siempre es capaz de transformar
el agua en vino ni la brisa en viento.

A veces el lenguaje se enloquece
y se sale de sí muerto de miedo,
come y bebe en fuentes de bulimia
y termina arrastrado por el suelo
como un fardo carente de emoción,
asmático de luz, ciego de aliento.

Antes de que eso ocurra, por inercia,

mejor volver al reino del silencio. 

Comentarios

Publicar un comentario

Antología Ultraversal. Poética del Arrebato. Edit. Libros en Red.

Antología Ultraversal. Poética del Arrebato. Edit. Libros en Red.
Este libro es un perfecto ejemplo de cómo autores de diferentes etnias, nacionalidades, costumbres, educación y condiciones sociales pueden llegar, a través de un mismo idioma, a congeniar poética y humanamente desde su particular idiosincrasia. Está dirigido tanto a los lectores amantes de la poesía de nuestro tiempo como a los que se inician en cualquier camino literario, y también a los interesados en la riqueza léxica del español, a los traductores y a todos aquellos que deseen ampliar sus conocimientos sobre la enorme diversidad de idiomática de los países hispanoparlantes. Es una brillante alianza intercultural a través de la palabra como nexo artístico. Un libro de identificación y búsqueda, escrito para abrir puertas y ventanas emocionales de vital sugerencia en las paredes de cada intimidad.

¿Cuántas realidades hay?

¿Cuántas realidades hay?
Neuromante, emocionauta y hasta una broma digital llegado el caso, pero yo que le leo y le siento y me enfrío o me caliento sin posibilidad de escape ante su voz, digo que ahí hay un hombre único que crea realidad y se recrea a sí mismo en la palabra y se define entre lo abstracto y lo concreto y ocurre en mí de la misma forma en que yo puedo ocurrir en él, con la fugacidad de una brutal quemadura que al enfriarse deja una cicatriz indeleble en la piel.La palabra crea la emoción y la emoción es la realidad más pura, más intensa, más exacta del hombre, la que mueve el mundo para bien y para mal.No hay nada que no se pueda expresar cuando se siente, porque, incluso si se tratara de un mero ejercicio intelectual de un autor talentoso, desde el momento mismo de escribirlo está creando la tensión que lo hace real para el que lo recibe y siente al recibirlo. Lo único que podría matar su extrema realidad, sería su silencio.

Nautas

Akhenazi. Espacio a tu costado.