Invéntate un jaguar.






qué decirle señora
qué escribirle

desde el infierno

(Enrique Ramos Ledesma)





Invéntate un jaguar
que muerda la garganta de la ausencia
y no le mire el rostro al desespero.

No le des a tu boca la ocasión
de rezar al recuerdo como si fuera el único
el exclusivo dios recomendable
para una religión donde el pecado
apenas se disfruta
porque se paga siempre con moneda
de impúdica nostalgia.

Mírame desbarrando histerias colectivas
y háblame de amor, si te apetece,
que una mujer no cura la herida que hizo otra
pero puede ser todas en tu imaginación
y hasta lograr que se volatilice
pavesa del presente
la culpabilidad de tu memoria.

Invéntate un jaguar 
y aguza tus colmillos de futuro.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.