Místico asesino.






Sin embargo es tan bello
ese repunte a muerte estando viva,
que vivir te posee.
(Pastor Aguiar)

 
Parece que el amor tu boca ensalma
cuando hablas de mí. Sólo parece
porque tu voz no sólo en mí se crece
cuando rozas los límites del alma.

Un aluvión tu voz contra la calma
que sobre mi desidia se enardece,
un arriesgado alud que se estremece
y en mis ojos de piedra se desalma.

Babel y tú, dos mundos consonantes
para el placer de todas las bacantes
que adornan tu ecuménico destino.

De tanto amar, se me acabó el deseo.
No creo en el amor ni amor poseo
que no resulte un místico asesino.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.