Mordiscos I.






Me despido a mordiscos de la literatura.

Hace tiempo que vengo despidiéndome
a golpes
a patadas
a portazos.

Tengo las coronarias obturadas
de sonámbulos versos
y en mi garganta carraspean metáforas confusas
que no terminan nunca de nacer.

Las guerras se complican.
Todas las putas guerras,
las mías
las del mundo
las que no contaré jamás
y las que se cuentan siempre, hasta el hartazgo
sin que dimita de su cargo Dios.

Qué les puedo decir sin que mis frases
goteen incesantes sus miserias sanguinas.

A quién le servirá mi obstinación poética
que enumera suicidios verso a tierra.

Me despido a estocadas en el aire,
a arañazos precisos en la espalda del odio,
a venenosos besos en la boca del miedo,
acribillando todas las flores de la lírica
y sus febles orgasmos,
fusilando sus sínodos de pájaros vitales.

No se equivoquen, sólo la muerte sola
es un arma cargada de futuro.

Nautas

Googleros