Desadjetivada-mente.


Tengo mente de virgen por más que me reparta
y me mastiquen ojos como manos,
por más que me desnude de luto en las aceras
y me penetren lenguas en todos los idiomas.

Puta mente de virgen, de vigilia y viacrucis,
aunque me abra de letras para el mundo
y me subasten boca, y me regale a trozos
de tripas y garganta y pieles y vocablos.

Yo nací para sola sobre un montón de sombras.
Soy la sola que sabe que todo se termina
por más que lo disfraces de principio.

No te llames a engaño. Yo no soy la que ves
expuesta en la vitrina de la sensualidad.

Soy sólo lo que callo. Mi silencio.

*
*
*


Yo te daré un poema sin ningún adjetivo,
un tiempo para amar disturbios en mi boca,
una duda que arrase con todas tus certezas
y te daré un motivo para salir de ti.

Como si no tuviera otra cosa que darte
te daré la ocasión de violentar mis ojos
y liberar tus muertos seduciendo los míos
por compartir aquellos que están pidiendo paso.

Te voy a dar un sueño para que lo maltrates
cuando te incite Sade, la carne para el diente
y un pedazo de instinto para tu diversión.

Y por si fuera poco, te voy a dar el alma
para el último trago del desierto que cruzas.
Deséchala una vez que no te sirva.

*
*
*

Él me hace el amor sin darme tiempo
a pintarme los ojos de arrebato
o incendiarme la lengua con su nombre
masturbado a la hora de la siesta.

Inmoviliza a tientas mis sentidos
y me disfruta en vías de extinción
porque sabe que hay pocas que no esperen
ganarle la partida a la esperanza.

Y me mira después sin acordarse
de que me tuvo tras el desayuno
y me llovió en la calle, entre la gente.

No sé si es él o es su desmemoria
quien me preña de azules en la albada
pero en su boca se resume el tiempo.

*
*
*

Nautas

Googleros