La esencia de las perturbaciones.

 
 
 
 
 
nunca mi vida dependió de un sueño
jamás me equivoqué de dimensión

pero cuando se abren tus dos labios

puedo acabar rompiendo los espejos
por no ver el nuevo espacio
que se abre ante mis ojos
recóndito y lejano

mi condición de sombra
me dispone al olvido
pero cómo olvidar lo que se desconoce
y no será recuerdo

sigue siendo un secreto
tu manera de hablar
de la esencia de las perturbaciones

siempre hay un ángel negro ardiéndote en los labios

que vocaliza infiernos paralelos
ignotos para mí
por los que no te pierdes

qué insensata costumbre
la mía de tentarte
habitante pandórica de un caos
por el que nos movemos
intangibles

pronúnciame un abismo que quiero despeñarme

a golpe de espejismo
por esa despiadada soledad
que hace tu diferencia

y que mire la luna
insomne hipnotizada

al final es lo único
que tú y yo
tenemos en común
sobre la tierra


Nautas

Googleros