El Cruzado y la Hidalga. Risas en "Abierto por Derribo".

En Ultraversal, los poemas van fluyendo en contrapunto según el estado de ánimo de los contendientes, así que igual nos ponemos serios y profundos, que melancólicos, eróticos o directamente gamberros. En esta ocasión discutíamos asuntos  gramaticales en cuanto a la utilización del pretérito perfecto compuesto y simple, cosas que surgen cuando algún avieso y mal informado participante (ríome) equivoca el tiro, y el comanche (Akhenazi) predica con el ejemplo y dejando aflorar su vena clásica, hace gala de buen humor.
 
 
 



Hube de dirimir, de hallarme espacio
en los predios privados de destino
y aventurarme hube en desatino:
escribirle a un nolibro un siprefacio.

Dentro de un pudoroso cartapacio
donde hubiste ocultado el don mohíno
nacido vigoroso y vespertino,
habida está la hora. Me congracio

de avenida propuesta que hete expresa
en mi verso. Habiéndolo de cuño
tallado con la boca de mi puño
helo de pie, sin perfección confesa.
 
Haylo, mujer, no dudes, un converso
donde hubieres sembrado tu universo.
 
(Gavrí)
 
 
 
 
A la sirvienta he de mandar que bruña
el yelmo y la coraza, caballero,
con constancia, con brío, con esmero,
hasta que no quedare salva uña.

En las cocinas han de hervir las ollas
sin pausa en exquisitos afanares
y donde hubiere hambre, habrá manjares,
viandas rubicundas y zorollas.

Y en faciendo el ritual del agasajo,
aquesta dama negará el refajo
y ha de ser en el tálamo la loca

que habrá de espolear su exigua fuerza
allende tanto vino y tanta berza,
si se quitare el chicle de la boca.
 
(Morgana)
 
 
 
Yo ya no masco chicles, predilecta
entre mis favoritas y no tanto,
¿te parece posible tanto encanto
si soportara caries mi perfecta

sonrisa de metal? Pulo, abrillanto
su acero inoxidable pues te afecta
el sabor a mal genio que proyecta
un resto de mordidas. Lo suplanto

con un Waitening Plax, sabor romero
- igual que el de esos pavos que tu esmero
ofere aquí en la mesa del convite -.

¿El tálamo está limpio? ¿Estás desnuda
lavando el cenicero antes que acuda
y tu aroma Tobacco's no me excite?
 
(Gavrí)
 
 
 
Desde que se divisa en lontananza
su egregia imagen de Cruzado pío
mi pituitaria sufre un desvarío
y genuflexa pido a Dios templanza.

Temiendo desmayar si entra en confianza,
procuro tener cerca Ô de Rocío,
porque su aroma a vil macho cabrío
no sea un atentado a la folganza.

Tal como corresponde a las hidalgas,
si el pestiferio llega aprieto nalgas,
pañuelo en naso, como amante fiel.

Y disimulo, amor, y disimulo
cuando tu humanidad me toca el culo,
fumándome un cartón de Chesterfield.
 
(Morgana)
 
 
 
 
Dijo Napoleón: "esos aromas
naturales a piel, a sexo, a hembra
excitan la conciencia, así la siembra
resulta producente". Me desplomas

el vértice olfativo, el hipotálamo,
mi lóbulo frontal descontractura
tu soberbia aromática estructura
y me quiebro en tu piel, igual que un cálamo.

Huelo lo que tu boca me permite.
Desde el narguile opíparo me aturde
tu vocación de opiácea hasta molerme.

Valgan mi fruición y tu desquite
de volverme tan fiero como inerme
para cambiar lo que mi mente urde.
 
(Gavrí)

 
 



Nautas

Googleros