Intimísimo.

 
 

 
I
 
Yo no creo fantasmas con palabras
ni pájaros que huyen deliberadamente.

Las voces de mi estrépito estallan por su cuenta,
una vez que implosionan sus espectros endógenos
y cada uno encierra
el rostro de un cadáver sin memoria.

Lo digo, convencida
del caos, del pandemonium:
soy una siendo todas
soy Legión
con vocación de santa repartida
abierta y circular cuando me exilio
a la orilla de aquello que se ignora
- que todo el mundo ignora -
hasta que yo lo rozo con mi mano.

Soy la terca ambición de lo distinto
y la obsesión de agua derramada
sobre una sed perpetua
y llegaré al final, sin una duda,
habiendo escrito sólo
(¡Oh enorme carcajada de la vida
con la que me descifro!)
un único y tristísimo poema.


II

cuando no sea yo
pensaré más en mí
me detendré en mis huellas
por si acaso
recordar el camino me sirviera
para resucitar al unicornio
que se quedó trotando renqueante
ajeno a mi carrera
porque el cuerno pesaba demasiado

como a los "pajarós" Isabelinos
la tilde despistada

cuando no sea yo
quizás le pueda hablar
a la que nunca escucha
y me muerde por dentro las raíces
compitiendo conmigo por mis muertos

quizás entonces pueda
arrancarle los ojos con dulce parsimonia
porque no necesite más vengarme
haciendo que se mire
cada día
el rostro en el espejo

cuando no sea yo
y sea el tiempo

Nautas

Googleros