La excusa perfecta.

 
 
 
Te imagino, me temo,
como excusa perfecta:
la pálida, indirecta,
virásica verdad.

Hay en tu oscuridad
tantas bocas cerradas,
(locuaces alambradas
para saltar desnuda)
que aquí me tienes: muda
negando realidad.


Nautas

Googleros