Identidad de Reina.

 

 
 
Majestuosa, tribal, no evanescente
a-mazoni de leche cercenada
con la marca de un dios sobre la frente
con la vida marcada en la mirada,
Desdémona, Medea, Catalina,
Boadicea , Euterpe, Pasionaria,
mujer-varón, serpiente y serpentina,
señora de los versos. Incendiaria.
Alejandro Sahoud
(de Identidad de Reina)
 
 

La negra ya no existe
se me ha muerto
en el febrero córvido de los labios partidos.

 
La del rojo desangra
lentamente
el rosario de insomnios de los ojos cerrados
en una transición que ansía ciega
para evitar asombros
y dolores inútiles.

 
Aunque son días de extrema lucidez
si camino de espaldas
inspirada en Eurídice
puede que me lapiden por sorpresa.

 
Siempre hay
aunque sea de nácar
una primera piedra disponible
en manos de algún hombre agazapado
cobarde para el beso.

 
Qué más da,
voy cayendo sin fín
 -desde que me parieron-
en mi propio vacío
hacia mi antiguo nombre
de soledad y escándalo,
fiero desierto púrpura
de todas las nostalgias.

 
Inútilmente móvil
como sus altas dunas
de ofídicas arenas.

Nautas

Googleros