Respondiendo a Dark

BloggerJorge Roussel Perla dijo...
Vale, entonces pensándose como fuente de miedo a uno mismo y a otros, ¿dónde queda la fe en los hombres, aunque sean de uno en uno? Quiero decir, ¿apartada en un rincón en soledad puede ser fe?
No es que espere coherencia, sólo saciar mi curiosidad. Quizás es sólo un velo vaporoso que te pones (para quien tú quieras), pero seguro que quieres jugar con él y oye, aquí el tiempo no acaba de encajar bien, ¿no? Y como yo estoy de paso y pregunto... ¿De verdad guardas tantos puñales? ¿Y en serio que los usas? Jajajaja. ¿Mentiras y verdades?





Cada poema mío es un puñal,
una daga transida de ponzoña,
el venéfico aliento de un fantasma
que respira en tu nuca su zozobra.
 
Para aquel que se acerca con las ganas
de fingirme un amor de poca monta
por medirse conmigo y mi leyenda
porque le atraiga el ritmo de mi boca,
cada poema mío es una aguja
haciendo acupuntura con su sombra.
 
Pero todo es un juego, Dark, un globo
que se pincha con más pena que gloria,
un modo de poner alas al viento
y conjurar los tiempos de congoja,
aunque entre las mentiras, hay verdades,
que rompen corazones si las nombras.
 
"La violencia que canta" me han llamado,
pero además de esa, soy la otra
que está detrás del verso del escándalo
y escribe realidades cuando toca,
la que barre del alma la basura
sin esconderla bajo las alfombras.
 
Esa es la que te mira, Dark Roussel,
y alguna vez, tal vez, la que te asombra.
 
 
 
 
(no confundir venéfico con benéfico porque suele acarrear malas consecuencias (ríome))

Nautas

Googleros