La victoria es mía.




Ni quiero desclavarme su mirada ni me detengo a pensar si es negro o blanco, homo o hetero, preso o libre, guapo o feo, bueno o malo.

La victoria es mía porque jamás dudé en lo único que me importa de un hombre:

 que sea una experiencia transformadora.

Lo es.

Nautas

Googleros