Todo me sirve de nada.

 
 
 
La cuchilla en mi boca hecha palabra
no me vale de nada.
 
¿Qué se sentirá siendo cínica
realmente cínica?
¿Te protegerás del absurdo?
 
El collar de semillas de mandrágora
y la falda de zíngara
no me valen de nada,
ni el bisturí de sentimientos
ni la daga de emociones
ni estar ardida
ni ser de agua.
 
El ingenio para versar rumores
no me vale de nada,
ni exhibir lo escondido
ni inmolarme en el alma
ni mostrarme desnuda
ni caminar descalza.
 
Todo... me sirve de nada.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.