Hambre de absoluto.

 
 
 
Reserva la conciencia para el asesinato
de alguna realidad que sea peligrosa.
En lo virtual soñar con una altiva rosa
transformada en arpía para pasar el rato,
no es más que vocación por el verso insensato
que se sale del cauce cotidiano y asténico.
Superé como actriz cualquier terror escénico
y quiero disfrutar con cada desafío
que intenta violar ¿mi eterno poderío?
sobre todo si es hombre y fotogénico.

No seré yo quien niegue lo lúdico del cuento
ni quien destruya el sueño que tú quieras soñar.
Vivo en un avispero con poca miel que dar
pero sé que provoco en tu boca el talento.
No estarías aquí sin acobardamiento
si te sintieras mísero, frágil o diminuto
y no me mirarían tus ojos un minuto
si no encontraras algo distinto en mi mirada.
Vas buscando de mí la turbia puñalada
por el hambre que tienes, poeta, de absoluto.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.