Como el primer amor.

 
 
Improvisa el amor, como improvisa
el odio y la batalla de los sexos.


Cerebro reptiliano,
-puro instinto
que a golpe de cultura
sujeta entre las piernas doloridas,
como sujeta el alma
de todas las mujeres expectantes
que indagan en su adentro transparente.

Sin ataduras, siempre repartido,
con su perfil de orfeo en desafuero
y protector de eurídices levísimas
que alza la bandera de las frágiles
figuritas de azúcar glass vidriado
y mueve el engranaje del suspiro
con la inconsciencia propia del salvaje
a quien la vida asombra todavía.

Y a mí
me asombra él
que viene de la muerte
para fingirse vivo si copula
con la resolución de un incansable
levantador de mitos.

Se me oscurece el día con su espíritu
que añora impredecible,
lo místico de sí,
lo insobornable
que entrega solamente a las mujeres
de piel tangible y uñas verdaderas.
El resto somos carne de cañón,
bocas para el olvido, prostitutas
de la desolación de un mal augurio.


El antes y el después del intelecto
que pierde la partida con los pulsos.

Sentir es suficiente en este mundo
de espejos, claroscuros, claraboyas,
troneras y trastiendas jubilosas,
con las sentinas llenas de cadáveres
que renacen con cada nuevo nick.

Como el primero.
Como el primer amor descoyuntado
por la impaciente carga del deseo
que tatúa su rostro en la memoria,
implosiona en los ojos y en el sexo
de la mujer-papel que trastabilla
por la blancura rota de un orgasmo
de alguna dimensión irrepetible.

Índigo la razón, índigo el verso,
índigo la falacia de la letra,
índigo la verdad-escalofrío
del senti-miento vivo
de una muerta.

Comentarios

  1. Qué poemazo, negra.

    Todo un derroche de recio talento, mamucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún talento más recio que el tuyo, jaim.

      No sé lo que pasó que no salió mi respuesta, pero no creas que me olvidé de tí. Todavía estoy viva y para eso, tendría que estar muerta.

      Me alegra que te gustara, comanche.

      Eliminar
  2. Increíble, Morg.

    Índigo la razón, índigo el verso,
    índigo la falacia de la letra,
    índigo la verdad-escalofrío
    del senti-miento vivo
    de una muerta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues créetelo porque, fatalmente,es cierto.

      Gracias por estar, Dark.

      Eliminar
    2. Bueno... existir es lo único que hago. xD
      Y lo creo, Morg (sonrío).
      ¡Otro abrazo! ^_^

      Eliminar
  3. Tú mujer-hombre, tú que tienes en los filos
    de la lengua una prosa aguda y los versos
    fálicos y bífidos son pétalos de alondras
    que mágicas se adentran en la carne
    inocente del que acude a tu trampa.
    Tú palabra de mujer-hombre, dulce como un cactus,
    o amarga como un beso jamás dado, tú
    que escribes hasta perforar los corazones
    aun de los más férreos quelonios, transmutas, sí
    tú, la acidez del sulfúrico en la sedosidad
    de unos dedos
    imaginarios y hábiles
    por la soledad de una espalda y recorres, tú,
    mujer de fortalezas, los pretiles gatunos
    de las madrugadas y los sórdidos bares de los ebrios
    abandonados, hasta erizarles los huesos
    y convertirlos a tus dogmas
    con ese pragmatismo
    que circula a raudales por el azul de tu tinta,
    por la sonoridad de tu pulso,
    por la sinfonía a miel de tus poemas
    más cárnicos.

    .

    Impactante su obra, toda ella y esta más.

    Habré de alejarme de su territorio o me llevará a abandonar
    todos los míos.

    Tenga un beso, Bruja, rechácelo que he de habituarme a renunciar
    a mis dosis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué despliegue hermoso, Vaiper. No sé qué decir. O sí.
      Aténgase a las consecuencias porque esto voy a ponerlo en generales, a ver si se ruboriza mientras le corre a gorrazos alguna otra musa.(ríome)

      ¿Va a huir otra vez de la quema? Lo que debería hacer es volver a Ultraversal, que todavía hay gente por allí que merece la pena y seguro que se alegra de verle, como me alegro yo.

      El beso me lo guardo (en el bolso, claro) sólo rechazo los de algún baboso que otro, maricomplejines, y no es el caso. (ríome).

      Venga otro beso.

      Eliminar
  4. La frialdad que sacude como un calambre mi espinazo, no es fruto del frío nocturno de este invierno marchito, sino de la electricidad continua que tus letras me produjeron.
    Impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge, me alegra que te acalambrara (ríome).

      Eres un encanto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Estimada Morgana.

    Es un placer a los sentidos y al intelecto leerte.

    Me he permitido publicar una de tus poesías en mi recién inaugurado blog “Poesía de Otros” en el cual espero hacer una especie de antología poética de algunos escritores que actualmente publican en la red y que están enriqueciendo con su gran aporte a la literatura del ciberespacio.

    http://raborauniverso.blogspot.mx/2012/12/como-el-primer-amor.html

    Si tienes algún inconveniente, por favor no dudes en hacérmelo saber.

    Con admiración
    Lilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún problema, Lilia.
      Agradecerte la deferencia y alegrarme porque algún poema mío te haya tocado corazón.

      Ya voy a pasarme por tu blog y agradecértelo personalmente.

      Estás en tu casa, ponte cómoda.

      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Antología Ultraversal. Poética del Arrebato. Edit. Libros en Red.

Antología Ultraversal. Poética del Arrebato. Edit. Libros en Red.
Este libro es un perfecto ejemplo de cómo autores de diferentes etnias, nacionalidades, costumbres, educación y condiciones sociales pueden llegar, a través de un mismo idioma, a congeniar poética y humanamente desde su particular idiosincrasia. Está dirigido tanto a los lectores amantes de la poesía de nuestro tiempo como a los que se inician en cualquier camino literario, y también a los interesados en la riqueza léxica del español, a los traductores y a todos aquellos que deseen ampliar sus conocimientos sobre la enorme diversidad de idiomática de los países hispanoparlantes. Es una brillante alianza intercultural a través de la palabra como nexo artístico. Un libro de identificación y búsqueda, escrito para abrir puertas y ventanas emocionales de vital sugerencia en las paredes de cada intimidad.

¿Cuántas realidades hay?

¿Cuántas realidades hay?
Neuromante, emocionauta y hasta una broma digital llegado el caso, pero yo que le leo y le siento y me enfrío o me caliento sin posibilidad de escape ante su voz, digo que ahí hay un hombre único que crea realidad y se recrea a sí mismo en la palabra y se define entre lo abstracto y lo concreto y ocurre en mí de la misma forma en que yo puedo ocurrir en él, con la fugacidad de una brutal quemadura que al enfriarse deja una cicatriz indeleble en la piel.La palabra crea la emoción y la emoción es la realidad más pura, más intensa, más exacta del hombre, la que mueve el mundo para bien y para mal.No hay nada que no se pueda expresar cuando se siente, porque, incluso si se tratara de un mero ejercicio intelectual de un autor talentoso, desde el momento mismo de escribirlo está creando la tensión que lo hace real para el que lo recibe y siente al recibirlo. Lo único que podría matar su extrema realidad, sería su silencio.

Nautas

Revista Ultraversal.

Revista Ultraversal ed. nro. 8
Edición n.º 8

Revista Ultraversal ed. Nº 7
Revista Ultraversal ed. nro. 7
Revista Ultraversal ed. Nº 6
Revista Ultraversal ed. nro. 6
Revista Ultraversal ed. Nº 5
Revista Ultraversal ed. nro. 5
Revista Ultraversal edición especial de Reyes 2016
Revista Ultraversal ed. especial de Reyes 2016
Revista Ultraversal ed. Nº 4
Revista Ultraversal ed. nro. 4
Revista Ultraversal ed. Nº 3
Revista Ultraversal ed. nro. 3
Revista Ultraversal ed. Nº 2
Revista Ultraversal ed. nro. 2
Revista Ultraversal ed. Nº 1
Revista Ultraversal ed. nro. 1
Revista Ultraversal ed. Nº 0
Revista Ultraversal ed. nro. 0

Akhenazi. Espacio a tu costado.