En cristiano o en hebreo.






Desde la boca del diablo
el vino te está invitando
y mientras hablo en hebreo
te escribo en limpio cristiano.
(Santos Aira)

Me da lo mismo que escribas
en cristiano que en hebreo
porque tú eres un idioma
que va más allá del verbo
cuando me hablas con los ojos
con que hablan los misterios
y en algunas ocasiones
cuando corren malos vientos
me hablas hecho tormenta
a golpe de rayo y trueno
y consagras los vocablos
en sus rituales de estruendo.

Han hablado nuestras bocas
con el más voraz anhelo
de lo humano y lo divino
de lo vivo y de lo muerto,
de lealtades y engaños,
de malevolencia y miedo,
de caricias y torturas,
de lo oculto y lo inconfeso.
Han hablado del enigma
que late dentro del pecho
de obsesiones y de odios
de venganzas y de celos.

Y por no dejar de lado
el láudano y el veneno,
han hecho de cada olvido
pan para los sentimientos
y de memoria pitanza
para chacales hambrientos.

El Ángel del ala rota
y la reina del averno
con los labios cianóticos
por la asfixia de los tiempos
y la lengua naufragada
en un mar de golpes ciegos,
solamente hablan de amor
desde el más hondo silencio.

Nautas

Googleros