Pupila.




No le inspiro un verso, soy
una pupila en el aire
que le observa nocturnal,
casi simbiótica, alguien
que le da calor si el frío
penetra su cuerpo exánime,
una con los labios tersos
llenos de palabras gráciles.

Soy esa por la que mata
sin sentir ni sed ni hambre,
la que se escribe al revés
por provocar la vorágine
que otra se adjudicará
como si yo fuera un trámite.

Soy la que más le ha querido
pero sigo siendo nadie.

_________________

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.