No tienen sexo los gritos




No tienen sexo los gritos
ni los silencios lo tienen
aunque ambos nos atruenen
por distintos circuitos.
Yo cometo mis delitos
sin sexo en el que escudarme,
por eso, para ganarme
no es suficiente la hombría
que cacarea utopía.
No hay gallo que me desarme.

Nautas

Googleros