Lucidez.






Temo la lucidez. Mi peor enemigo
es el instante fúlgido en que un poema hosco
me escupe sus vacíos y por más que me embosco
tras la careta al uso, soy yo-mi-me-conmigo.
Hiriente lucidez. Como mudo testigo
de mi propia impotencia
me crispa la paciencia.
Sigilosa cordura
que para mi amargura
blande mi inteligencia.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.