Improperio




Menos mal que no soy escándalo de foca
para sentirme herida por tamaño improperio,
menos mal que me cubro con una negra toca
que me salva de mofa, intriga y gatuperio.

Menos mal que no chillo ni muevo las caderas,
porque me mire un tuerto que cambie mi destino,
menos mal que me ignoran las moscas cojoneras
que revientan paciencias en verso alejandrino.

Menos mal que elegí dejar crecer mis venas
en lugar de cortármelas por algún gallipavo
y menos mal que hay cuarenta anabolenas
dispuestas a matarse por un enriqueoctavo.

Nautas

Googleros