VII. Triangulares

La sombra de mi sombra se yergue altiva
centinela en la tierra de los disturbios,
me zarandea el alma para que viva
y suelte mi jauría por los suburbios.

Terca sombra de sombra, me quiere ilesa,
alta como veleta de campanario,
y en su libre albedrío se mete presa
en la jaula que habita mi enigmatario.

Amante del amante de mi memoria
la sombra de mi sombra lleva en el pecho
un Ángel tatuado sobre su historia,
Daemon en la mía siempre al acecho.

El amor de mi amante llora conmigo
como lloran dos piedras sus soledades.
Èl me guarda la espalda del enemigo.
Yo le guardo el secreto de sus verdades.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.