IX. Virtuales

si algo se rompe en mí
si me añico vidriosa de silencios
porque la duda repte
por las cruzadas piernas del insomnio
suplicando su dosis de amnesia compasiva

será un nuevo vacío desencajando fauces
para tragarme entera
un hueco atormentado que añadir
a mi caleidoscopio de fracasos

no hace falta empujarme para que me desborde
del vaso del deseo amotinado
(ya nací desbordada)
ni demasiadas pistas para cazar al vuelo
gavilanes sin rostro

dentro de mí se halla la respuesta
a todas las preguntas que no hice
no te culpes, por tanto, si es que me extravío
en el largo camino hasta tu boca

nadie podrá evitar que me suceda
lo que ha de suceder
al fin y al cabo soy el simulacro
que otros necesitan para saberse hombres
definitivamente
placebo literario para un cáncer
que maligniza voces bisexuales
de ambigua trascendencia

y ahora y aquí
soy el mismo soldado sin bandera
de penumbra mujer
y colmillos varones
que no encuentra trinchera para el llanto
porque no existe
ni en esta orilla blanca
ni en la negra



Nautas

Googleros